Victoriano Valencia
  24/4/2018
imagen
imagen

¿Cómo se inicia en el medio taurino?
Lo mío viene de tradición yo soy el 4 eslabón de una dinastía taurina que inicio mi abuelo José Roger Valencia llamado así por haber nacido en un pueblo de Valencia, Torrente apodándose así y fue el peón de confianza de “El Espartero” que era la máxima figura de los años 1800s en España, mi abuelo corre y banderilla al tristemente toro, “Perdigón” de Miura que mato a “El Espartero”, mi abuelo tuvo 3 hijos, José Roger Valencia I, mi tío Mariano Roger Valencia y mi madre. José Roger Valencia I que ya era el segundo de la dinastía, tuvo un gran cartel en México en los años 20, toreo mucho aquí, igual que mi tío Victoriano Roger valencia II, mi tío Pepe fue el primero que corto un rabo en la plaza de toros de Madrid y mi tío Valencia II conocido como “El chato Valencia” tuvo un gran cartel aquí, alterno con Gaona y con todas las figuras de esa época, el IV eslabón de la familia José  Roger Valencia III, primo hermano mío, hijo de valencia I que fue un matador también de categoría, aunque no actuó en México, ya el último de la dinastía yo como V de la familia.
-¿Cuál fue su primera tarde importante?
El debut lo recuerdas toda la vida como la primer tarde importante con todas las ilusiones verte vestido con el traje de luces y actué como sobresaliente con Juan Montero y Pedro Martínez Pedrés en la plaza de toros de Villa Loredo, después seguí toreando sin picadores, me compre mi primer vestido, son todos los recuerdos imborrables, también recuerdo con mucha ilusión cuando vivía en Barcelona y mi padre era funcionario público, yo lo que quería ser era torero y en Barcelona no hay posibilidad de ganaderías, ni de entrenar y cuando termine el bachillerato, le pedí a mi padre como premio me dejara ir a la finca de mi tío Valencia I donde tenía una escuela taurina y organizaba festivales con frecuencia, mi padre acepta por mis buenas notas y después me reintegre en Barcelona a los estudios y hago el primer curso de derecho y al terminarlo con muy buenas notas le pedí a mi padre que me dejara trasladar la matricula a Salamanca con el fin de que allí en los campos me pudiera hacer torero y en la universidad famosa, fui Abogado dándole gusto a mi padre que quería que estudiara una carrera universitaria porque donde yo encontraba más apoyo era de mi madre por la gran tendencia taurina de los Roger Valencia y si fue, me moví a Salamanca aprobando con muy buenas notas y eso fue lo que me permitió seguir estudiando allí e iniciarme como torero en los campos de tentaderos porque ahí hay muchas ganaderías, debuté con picadores en el año 1953, estuve 2 años sin poder torear por una lesión de hombro que me operaron y en el año 1958 tome la alternativa en la plaza de Barcelona donde vi infinidad de toros me aficione viendo desde pequeño de la mano de mi padre, hice los 4 cursos que me faltaban de derecho en Salamanca, tomo la alternativa en Barcelona el 27 de julio de 1958 de manos de Antonio Bienvenida y de testigo Antonio Ordoñez con lo cual se reunían en el ruedo 3 dinastías, después confirme en Madrid y recorrí todas las  plazas de España, Francia y América, aquí vine por primera vez en 1965 después en 1966, vine a Tijuana, Juárez, Acapulco, Puebla, Monterrey, aquí en la capital tengo muy buen recuerdo de mi paso por México porque saborear los ¡oles! de esta plaza es algo que no se puede olvidar nunca y sirve de alimento y estimulo para llegar a ser figura.
-¿Con que toreros mexicanos alterno?
Con José Ramón Tirado que llego a España con gran expectación, Fernando de la Peña, Antonio Del Olivar, “El Imposible”, con Jesús Córdoba nos hicimos muy buenos amigos en España, un caballero del toro, siempre con los toreros mexicanos que fueron a España me he llevado muy bien y alternando con ellos.
-¿El triunfo que más recuerda o más importante?
El de Madrid el 6 de julio de 1958 que toree un novillo de despedida antes de tomar la alternativa en Barcelona donde la crítica taurina la considero como faena memorable y una de las mejores faenas que se habían realizado en el ruedo de Las Ventas, fue un orgullo muy grande y sobre todo un empujón para tomar la alternativa con la máxima categoría.
¿Qué le ha dejado el medio taurino?
Haber colaborado para engrandecer a la familia Valencia, el haber recorrido tantas plazas de España, América, Francia y Portugal, ser respetado por todos los matadores de mi época, me hicieron presidente de la agrupación de matadores y haber podido colaborar con mis estudios al apoyo y ayuda de ellos, sobre todo lo que más recuerdo el grado de compañerismo que existe entre los toreros, puedes estar enemistado con alguno pero sin embargo cuando a alguno lo coge el toro nos jugamos la vida para salvar la del compañero, es algo muy bonito.
-¿Qué recuerdo tiene de la plaza México?
Ante todo, la monumentalidad cuando pasas por ese túnel tan largo y escuchas ¡puerta! Y ves que el público se pone en pie, que te recuerda a esos circos romanos, ese grito tan arrebatador, verte a lado de los toreros mexicanos y pensar ¡yo les tengo que ganar la pelea! Vengo representando a mi país, esa competencia es muy bonita, cuando confirmo mi alternativa con “Joselito Huerta” y Jaime Rangel, fue le día que debuto como ganadero en La plaza México Javier Garfias y había un pleito hispano mexicano  de subalternos ,que prohibía que vinieran los subalternos españoles y yo traje a un picador y en el transcurso de la lidia fue descabalgado por algunos subalternos mexicanos que se tiraron al ruedo y un picados mexicano apodado “El Hielero” le dio con una pala en la espalda a mi picador y el hombre por la noche muy asustado me pidió regresar a España le di para el billete y se fue muy asustado por las represalias que podía tener, fue un incidente casual y momento no repetible he vivido momentos de la máxima emoción en la plaza México los ¡oles! resuenan en mis oídos a pesar de los años transcurridos y la calidad de la afición, entusiasmo de México que tratan a los toreros con tanto cariño, cuando se presenta un torero de calidad, se vuelcan con él, está el caso de Enrique Ponce, mi hijo político que desde que debuto capto la sensibilidad de la afición mexicana y año tras año sigue siendo así y lo idolatran no solo en el ruedo, hasta en la calle cuando voy con él veo las muestras de cariño de los aficionados hacia él y también el gran cariño y afición que siente por México.
-¿Cuantos años estuvo en activo?
Como matador de toros 14 años, tome la alternativa en 1958 y me retire en 1971 en el momento que me case, tenía mi novia mi actual esposa, madre de 3 hijos, y me preguntaba ¿que cuando me iba a retirar? y le dije que sería el día que me casara y ya en un noviazgo de 6 años me case y me retire, toree mi última corrida en octubre y nunca reaparecí.
-¿Después cómo se siguió relacionando en el medio?
Me hice empresario con mi hermano que me apodero por muchos años, nos hicimos empresarios en 21 plazas en España, plazas de primera, segunda y tercera, después lo compagine con el apoderamiento, me gustó mucho porque creía que cuando daba un consejo al matador y era beneficioso y cortaba una oreja los pelitos de esa oreja me correspondían a mí y disfrutaba mucho como apoderado, el primer torero que apodere fue a Manuel Ruiz “Manili”, matador sevillano, después a un torero colombiano, Jaime González, Julio Robles durante 10 años, una maravillosa figura del toreo, que no lo pudieron ver aquí en la plaza México por circunstancias políticas, fue una pena porque hubiera encajado perfectamente en el sentido y sentir de la afición de México y después de que Julio Robles tubo el terrible percance que a la larga le costó la vida, apodere a Ortega Cano durante 5 años, a “El Cordobés”, al “Juli” lo saque de novillero, lo traje a México sin picadores, ese año estaba yo muy centrado en Madrid porque me presentaba como candidato a empresario de las ventas conocí a José Manuel Espinoza quien lo represento y Rafael Herrerías, inmediatamente de que termino su campaña mexicana se fue a España toreando de mi mano 135 novilladas y ese año en septiembre le di la alternativa en Nimes, después por desavenencias con el padre deje de apoderarlo y de inmediato quiso Enrique Ponce que lo apoderara, yo muy feliz porque es como si fuera mi hijo, disfruto mucho viéndolo torear, cada día nos sorprende más por su calidad.
-¿Cómo sufre más como torero o apoderado?
Como apoderado, porque se ve desde fuera el peligro, el que está toreando entusiasmado con lo que está haciendo muchas veces no se da cuenta lo mucho que se está exponiendo, sin embargo, con la posible frialdad del que está en el callejón ves perfectamente el peligro que se avecina y que puede ser trágico.
-¿Le ha costado trabajo el apoderamiento del matador Ponce?
No, ha matado las corridas más grandes en España, ha ido a todos los sitios, no ha rehusado a un cartel, a un compañero, una combinación, siempre preso de darle gusto al público y así se trabaja muy fácil, si fuera un torero que pone pleito a las ganaderías o a los toreros la cuestión administrativa sería mucho más difícil, él es todo facilidad lo único que quiere es estar feliz, torear, triunfar y que triunfen sus compañeros a veces le hace tan feliz que triunfe otro torero como a el mismo.
-¿Usted lo acompaña a todos sus festejos?
Sí, siempre lo acompaño ya sea en España, América, Francia etc.
¿Qué publico siente que lo quiere más?
En España lo adoran en muchas plazas, él tiene un respeto grande, se le conoce con el nombre de maestro, cuando uno llega a esa categoría ya lo respetan todos los públicos, los compañeros que a él eso le agrada mucho, lo tienen como espejo de torero, eso es muy bonito, yo creo que lo adoran en todos los sitios, en España toreaba más de 100 corridas anuales ha tenido el record Guinness por torear esta cantidad de festejos durante más de 10 años, y también el haber indultado 28 toros que son más o menos dos por temporada, el invierno lo dedica al golf, a la caza que le encanta.
-¿Usted le enseño lo que aprendió al torear?
Yo he puesto a disposición de todos los toreros que he apoderado los conocimientos que he adquirido de los 14 años que fui matador de toros, sobre todo los errores para que ellos no los cometan porque cuando un toro te coge es un error del torero, la obligación del toro es cogerte, entonces esos errores que comete el torero, si los dominas es poner en antecedente al torero para que no salgan dañados.
-¿Ahora que ya no torea y observa, siente que ha aprendido más?
Yo creo que uno aprende más al retirarse, lo ves con otra frialdad, con espíritu de lo que ha ocurrido de lo que uno sufrió y paso, dejas ese apasionamiento de cortar las orejas, ahí ya no te equivocas y viene la experiencia para poder ayudar y aconsejar a los toreros, y esto depende de la humildad de cada uno, hay toreros que te piden que los aconsejes porque reconocen lo que tú sabes o reconocen que no han adquirido ese grado de experiencia para torear y dominar la técnica, no tienen que hacer caso de lo que yo les diga, ellos deben de tener su estilo propio, ahora la técnica es invariable esta se puede enseñar, lo que no se puede instruir es el estilo este es innato y cada uno lo tiene, Enrique tiene un estilo propio, un arte  que no le ha enseñado nadie y una cosa que se llama torería, que es saber andar por las plazas, pero lo que te convierte en figura es la personalidad, la torería, hacerlo distinto a los demás.
-¿Qué es lo que más le gusta del vestido de luces?
Se tienen que lucir al máximo, los alamares, tiene que ser un vestido de oro, puede tener hilos entrecruzados y ser un goyesco  pero no es torero, el matador tiene que llevar su montera negra, su chaquetilla ajustada, unas zapatillas, han inventado unas con clavos para cuando el suelo esta resbaladizo, te vas a enfrentar a un toro con una liturgia que ha sido toda la vida, la faja que antes era muy ancha y ahora es un fajín o incluso de velcro simulando que es una faja y no lo es, ha habido muchos percances que los toros han prendido por la faja y los traen zarandeando por el aire por mucho tiempo, hoy día con esa faja de velcro si te coge, al primer derrote te suelta, hay cosas que son beneficiosas aunque hay otras que uno considera que están fuera de lugar, yo recuerdo una frase muy simpática de Lucia Bose, la esposa de Luis Miguel Dominguín que decía, “yo no comprendo como un torero puede presumir de macho y torear con unas medias rosas”. Hay muchas supersticiones como que no les guste que una mujer toque el vestido y las manos femeninas son las que realizan los vestidos de torear o somos muy supersticiosos los toreros hacia el color amarillo y el reverso del capote es amarillo, toreas con el oro y el oro es amarillo, también hay otras supersticiones como sentarse en la cama de un torero, entrar cuando se está vistiendo, dejar el sombrero en la cama, la montera cuando cae boca arriba, pero si se puede evitar se evita.
-¿Para usted que significó el traje de luces?
Fue el uniforme, como el de un sacerdote, un militar, que da carácter, imprime el carácter, pero hay que honrarlo haciendo faenas dignas, no haciendo faenas que se pueda mofar el público, ir bien vestido de torero, que es muy importante y sentirse torero dentro y fuera de la plaza.
-¿Para usted era un ritual vestirse?
Si era un ritual, empezaba a una hora determinada, empezaba por el lado derecho, me podía medias, después el calzoncillo, la taleguilla por el lado derecho, después la castañeta y me gustaba empezar a torear por el lado derecho, son supersticiones no me gustaba que se sentaran en la cama, o que hablaran de cosas malas como cornadas durante el tiempo que te estas vistiendo, son normales dentro de todo el que se juega la vida, si viste un gatito negro y no cortas las orejas, el que se lleva la culpa es el pobre gatito, pero si cortas las orejas te olvidas del gatito, siempre es un desahogo.
-¿Qué colores le gustaban?
Los colores fuertes, el grana y tabaco eran los que más me gustaban los repetí muchas veces porque me dieron suerte, aunque también el azul, morado, blanco, caña.
-¿Conserva algunos vestidos?
Conservo el traje de mi alternativa, el ultimo vestido, un traje goyesco, uno con el que corte en Madrid dos orejas, lo demás lo regale a muchachos que empiezan porque da pena tenerlo en el armario que no tiene más historia que una tarde y a esos muchachos les da la máxima felicidad además de que valen tantísimo, los que tengo los conservo en el armario, con su funda, alcanfor aunque el oro con el tiempo va perdiendo su luminosidad y se hace opaco, pero siempre ante los ojos de uno resplandece como el primer día, tengo varios capotes de paseo con bordado de vírgenes como la del perpetuo Socorro, el Cristo del gran poder, la Macarena, la de la Paloma patrona de Madrid y yo soy de ahí, esos si los conservo incluso los tengo enmarcados, en mi casa tengo dos de la virgen de Montserrat porque yo me crie en Barcelona y la virgen de la Paloma por ser la de mi pueblo lo tengo enmarcada sobre una de las camas, en la cabecera.
-¿Y de los vestidos que conserva no los ha utilizado el matador Enrique?
No porque cuando lo empecé a apoderar ya tenía un vestuario inmenso, entre los que se ha hecho y ha ganado son muchísimos, tiene un capote de paseo precioso de la virgen de Guadalupe que lo usa con mucha frecuencia bordado en terciopelo, otro de la virgen de la Paloma, Cristo Del Gran Poder, del Perpetuo Socorro, tiene muchos muy bonitos.
-¿A qué santo se encomendaba?
A todos y eran pocos, pero especialmente a la Virgen de La Paloma porque mi mujer además es Paloma, a la Virgen de la Esperanza, La Macarena que es patrona de muchos toreros, al Perpetuo Socorro, curiosamente no sé porque me dio una gran devoción por ella.
-¿Qué hace actualmente?
Apoderar a Enrique Ponce que es la máxima figura del toreo y eso te absorbe las 24 horas del día disfrutando ver torear a Enrique, gozando, convivir y disfrutar de la familia es un placer de Dios.
-¿Qué hace un día que no hay toros?
Soñar con la próxima corrida.
-¿Cuántos años lleva apoderándolo?
15 años.
-¿Qué satisfacción le dejo apoderar a Enrique?
Satisfacción como aficionado disfrutando lo mejor de lo mejor, ser feliz en la plaza, ver torear como no había visto nunca y verlo mejorar cada día es algo que parece imposible, disfrutar de lo mejor de lo mejor como suegro, ver la felicidad que transmite a toda la familia y a todos los taurinos cuando actúa, ser feliz a su lado es muy fácil por su calidad humana.
-¿Qué ha sido lo mejor entre la fiesta, la familia, el matador y usted?
Lo más bonito de la vida es la familia el verlos felices, tuve una desgracia hace 3 años perdí un hijo con 40 años y eso es lo único que nubla mi felicidad, pero después me compensa ver torear bien a un toro por Enrique y ver que sigue siendo el rey de la fiesta.
-¿Que ha aprendido el matador Enrique de usted?
Yo he puesto toda la sapiencia y no solo la mía sino de toda mi familia taurina, el haber sido yo matador, apoderado y empresario, toda la experiencia que he podido asesorar, lo he podido apoyar, aunque él no necesita ningún consejo alguno, pero el intercambiar opiniones es conveniente.
-¿Lo acompaña a sus corridas?
Si, por eso soy tan feliz.
-¿Cuántas veces ha venido a México como apoderado?
Todas, he acompañado a Ortega Cano, “Pedrito de Portugal”, “El Juli”, a Enrique Ponce, siempre apoyándolos desde el callejón.
-¿Qué es lo que más le gusta de la afición mexicana?
La pasión y la sensibilidad, el saber valorar lo bueno, aunque sea un chispazo de arte y escuchar ese grito de ¡ole! Es incomparable de cualquier plaza del mundo.
-¿Que considera que le ha dejado a la fiesta?
Mi pasión, algunos pequeños detalles, algunas faenas históricas que realice en Madrid, pero sobre todo mi pasión y mi entrega a esta fiesta incomparable.
-¿Qué feria es la que más le gusta?
La de la plaza México es como sentirse en el cielo, también la afición de Aguascalientes, Guadalajara, Puebla, en todos los sitios donde yo toree disfrute mucho de la pasión y la sensibilidad del aficionado mexicano.
-¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Ir a ver una corrida de toros.
-¿Cuál es la flor que más le gusta?
El clavel rojo.
-¿Cuál es su comida favorita?
Una carne buena con puré de patatas.
-¿Cuál es su música favorita?
La música clásica, que será eterna, esa que te calma los nervios y te anima a seguir viviendo.
-¿Cuál es su libro favorito?
Un libro que me impacto que fue “el Dios de la lluvia llora sobre México”.
- Que le gusta más el día o la noche
La noche y bien acompañado.
- La playa o bosque.
La playa.
- El campo o la plaza.
Si el campo es taurino, me encanta y en la plaza ya es un estallido de felicidad, de ver esas reses que pastan en el campo, que transmiten tanta belleza, poderío, nobleza.
- El capote o la muleta.
Yo toreaba muy a gusto con el capote, es más variado y se puede torear con mucha profundidad.
- El clima caliente o frío.
Calientito.
- De luces o corto.
De luces es como luce el toreo.
- Bordado recamado o sencillo.
Recamado.
- Lo dulce o salado.
Lo dulce.
- Cocinar o comer.
Más bien comer, sentadito esperar los manjares de la cocina.
- Leer o ver tv.
Las dos cosas
- Describir en pocas palabras una tarde de triunfo.
Escuchar los aplausos y ¡oles! de la afición de México, es incomparable.
- Mascota.
Un perro.
- Animal favorito.
El caballo y el toro, esta conjunción.
- Que colecciona.
Amistades, me encanta tener muchos amigos buenos.
Ha sido una entrevista muy aliciente y muy bonita.

 

María López Gutiérrez
Representante en México de Justo Algaba

“El toreo es el único arte que crea más arte”

Regresar  Más noticias...