Oreja para José Garrido
  14/1/2018
imagen
imagen

El joven diestro hispano José Garrido fue el triunfador de la corrida de esta tarde en la Plaza México, pues paseó la única oreja concedida durante una tarde en la que Ignacio Garibay y el confirmante Diego Sánchez se mostraron esforzados en sus lotes respectivos del encierro de Arroyo Zarco.

Diego ratificó su doctorado ante un toro bajito y armonioso de hechuras, el cual brindó embestidas interesantes y que le permitieron mostrar su concepto templado del toreo, componiendo la figura en trazos que tuvieron buen acabado. Cierto es que el toro vino a menos, de tal suerte que el trasteo no cobró mayor altura.

Ignacio Garibay se las entendió con un ejemplar que se aquerenció en tablas y doblaba contrario. Tesonero se mostró el capitalino, intentando dejarle siempre puesta la muleta al segundo de la
tarde.

Tersos y elegantes fueron los cambiados por delante que ejecutó Pepe Garrido ante el castaño que hizo tercero, mostrando su concepto sevillano del toreo. El público anduvo receptivo a una faena que mantuvo siempre el interés, rematada con una estocada entera que fue suficiente para que el juez de plaza la concediera el trofeo, ante mayoritaria petición.

Complicado lo tuvo Garibay frente al cuarto de la función taurina, puesto que el de Arroyo Zarzo tenía a ceñirse, sin emplearse en las telas y con un peligro sordo. El capitalino no escatimó esfuerzo alguno y resolvió la papeleta con dignidad.

De similar comportamiento fue el quinto. Pepe Garrido mostró el oficio adquirido, así como su técnica y buena planta de torero, así que supo sacar adelante la no fácil situación. Diego Sánchez cerró plaza ante un colorado que de salida saltó al callejón, llegando resabiado al tercer tercio de la lidia. El de Aguascalientes plantó cara con valor, pero sólo pudo estar valiente delante de un astado que desarrolló sentido y prácticamente no ofreció prestación alguna.

Regresar  Más noticias...