Faena memorable de Héctor Gutiérrez
  1/4/2018
imagen
imagen

Héctor Gutiérrez, tocó la gloria en la Plaza México, y tras vibrante faena indultó a un gran novillo de la ganadería de Guadiana. Faena memorable con suavidad y reposo que nos confirma que los sueños se conquistan. El novillero hidrocálido mostró un gran nivel, saliendo a hombros de la Plaza México tras una tarde que perdurará siempre. En este quinto festejo se lidiaron novillos de gran juego de la ganadería zacatecana propiedad de Armando Guadiana, quien dio una vuelta al ruedo junto a Héctor Gutiérrez en el cierra plaza.

El español Fernando Flores dejó la vistosidad en su capote con el abre plaza del festejo de nombre “Pejemonas”, dejando lo mejor con un quite por chicuelinas que remató con una revolera. El hidrocálido Iván Hernández realizó también un quite por chicuelinas al ejemplar de la dehesa de Guadiana. En el preámbulo de la faena se dobló con torería el español que comenzó a correr la mano diestra para firmar series cortas ante la claridad que mostró el toro de le dehesa zacatecana.
En la cercanía de las tablas desarrolló una faena que tuvo buenos pasajes para pasaportar al primer viaje y retirarse en silencio, mientras el novillo fue aplaudido en el arrastre.
Con el segundo de la tarde, “Torolovich”, el novillero hidrocálido Iván Hernández, estructuró una faena que fue de menos a más, encontrando poco a poco la distancia y el ritmo con el novillo de la ganadería de Guadiana. El ejemplar tuvo menos transmisión, pero ese fondo de calidad, sin embargo, permitiéndole hilvanar algunos muletazos de calidad por el pitón derecho. Rubricó su faena de estocada certera para retirarse en silencio.

Héctor Gutiérrez fue el tercer espada de la quinta novillada de “Soñadores de Gloria”, teniendo un buen saludo con el percal, luciendo con mucha elegancia y solera con “Aquí les voy”, de Guadiana. Gutiérrez confirmó su buen paso desde el comienzo de su faena, toreando con firmeza y trazo largo en series acompasadas con la muleta en la mano diestra. Por naturales también se fundió con hondura y temple ante la clase y nobleza que tuvo el novillo de Guadiana. Asentado llevando la muleta con la mano muy baja, metiendo en los vuelos al novillo al que continuó toreando con ritmo, dando paso también al toreo en redondo y con detalles de pinturería. Estocada defectuosa para saludar en el tercio, mientras que el novillo mereció el arrastre lento.

“Armillita”, el cuarto de la tarde, para Fernando Flores, que dejó inventiva y variedad con el capote, sobresaliendo con un quite por chicuelinas que remató con vistosa media. De hinojos y con determinación comenzó su trasteo muleteril ante la transmisión del procedente del hierro de Guadiana que tuvo además emotividad. La faena no terminó por romper, dejando sólo muletazos aislados. Fue prendido sin mayores consecuencias para terminar su labor con ajustadas bernardinas. Dejó buena estocada en el primer viaje, teniendo ligera petición de oreja que no fue concedida. El novillo fue aplaudido en el arrastre.

“Triunfador”, quinto de la tarde, y segundo del lote del novillero Iván Hernández, que se mostró voluntarioso, con series aisladas en las que buscó el lucimiento sin llegar a conectar con la afición. Las fallas con la espada dieron paso a los tres avisos desde el palco de la autoridad de la Plaza México. Silencio para Hernández.

“Izquierda de Oro”, de 425 kilos, número 109, el cierra plaza, para Héctor Gutiérrez que dejó un prometedor inicio de de faena, instrumentando una serie en la que toreó despacio por pitón derecho, trazo largo de aquí hasta allá, aquilatando el temple. Los olés han sido muy lentos porque así fue el toreo del hidrocálido. Un novillo que tuvo la virtud de la clase llevó a Gutiérrez a cuajar una de las mejores faenas que van de la temporada de “Soñadores de Gloria”. Faena plagada de sentimiento, de verdad, con muletazos con hondura, con un temple y un pulso que se convierten en sus mejores cartas de presentación. Gutiérrez ha puesto de pie a la afición en la Plaza México en faena vibrante en la que se desbordaron todos los sentimientos. Un merecido indulto, y el triunfo y la gloria hoy llevaron por nombre Héctor Gutiérrez.

Regresar  Más noticias...