Oreja para Gutiérrez en la 8ª
  23/9/2018
imagen
imagen

Se lidió un encierro de "Caparica" disparejo en presentación y juego, desde el novillo que abrió plaza con, hasta los dos últimos novillos con presencia y cara de toros, mismos que no se dejaron fácilmente meter mano y se evidencio la experiencia de los tres novilleros para poderles sacar y armar las faenas que se requería este tipo de ganado con casta y genio en ocasiones, y alguno que terminó escupiéndose de las suertes, además, con la lluvia que estuvo presente intermitente casi toda la tarde poco se dejaron ver los tres novilleros.

El triunfador de esta primera novillada de la segunda parte del serial, fue el aguascalentense Héctor Gutiérrez, quien cortó la única oreja de la tarde, misma que soltó muy a regañadientes el juez de plaza Jesús Morales, tardándose una eternidad en decidirse si la otorgaba o no, cuando ya estaban los caballos percherones en el ruedo para llevarse al cuerpo del buen quinto novillo de "Caparica", con el que solo por el lado derecho le pudo sacar buenos pases Héctor, dejando ver la clase del novillo, antes había estado discreto con la capa recibiéndole con larga de hinojos y bregándole suavemente, más un quite de lances variados. Ya antes en su primer novillo, había estado en pleno aguacero muy voluntarioso de capa y muleta sacándole pases casi pegado a tablas y al terminar con la espada recibió un aviso.

Francisco Martínez, uno de los novilleros con mayor futuro y triunfador también de otras plazas como en esta misma, solo que en esta ocasión no se le dio bien la tarde, ni de capa, ni con banderillas, y poco de muleta con sus dos enemigos, que realmente lo fueron, pues no hubo acoplamiento con ninguno de sus dos novillos y poco se le pudo ver al de San Miguel de Allende, que incluso se llevó tremendos sustos con volteretas en sus dos novillos, lo que no es frecuente verle entre los pitones y menos volar por los aires. A su favor estuvo que nunca se rajó y con su afición no paro de intentarlo todo. La tarde definitivamente no fue para Francisco Martínez lo que se esperaba y hasta tuvo que matar al novillo que cerraba plaza por percance de su compañero Roberto Román que se fue al hule, le tocaron dos avisos por fallar mucho con el descabello.

Roberto Román ha tenido una tarde desafortunada, aunque nada como para que pierda ese valor y las ganas que siempre ha demostrado. En su primer novillo se vio apenas con el capote en un quite ajustado, poco con la muleta con desarmes y alguno que otro buen pase, se llevó un par de sustos y anduvo a merced del novillo sin poder armar una faena que intento siempre pero que no pudo redondear y por el carisma y valor que le hecha a su toreo algunos le aplaudieron cuando salió al tercio habiéndose salvado del percance. Sin embargo con su segundo novillo que ya era casi un toro, Roberto Román tomo la muleta y se le vio la falta de poderle a un toro que se defendía y entonces vino el percance, fue ingresaron a la enfermería inconsciente en una camilla por los monosabios, bien instruidos en sus prácticas para trasladar a los heridos.

Regresar  Más noticias...