Oreja para Pizarro en su despedida
  13/1/2019
imagen
imagen

En la undécima corrida de la Temporada Grande 2018-2019 de La México, Gerardo Adame firmó una faena de raza y torería al cierra plaza de nombre “Don Toño”, del hierro de San Mateo, que fue aplaudido en el arrastre. Un fuerte aguacero cayó en el redondel de La México, sin importar ello al torero de Aguascalientes que salió a por todas, cuajando una faena de calidad que no coronó con la espada. Emotiva despedida tuvo Federico Pizarro que al segundo de su lote le cortó una oreja de peso y valía, firmando así su última tarde como matador de toros al cortarse la coleta. Fermín Rivera estuvo voluntarioso con su lote.


“Don Nacho”, de 536 kilos, del hierro de San Mateo para Federico Pizarro, que estuvo breve con el capote, adornándose tras la Suerte de Varas con un quite por chicuelinas. Pizarro tuvo voluntad ante las pocas opciones del toro, reservón, y quedándose corto, deslucido y sin transmisión. Pesado con la espada, fue silenciado.


“Don René”, de 508 kilos, segundo de la tarde, serio ejemplar de San Mateo, bravo en el caballo, antes, con codicia en el percal de Fermín Rivera que toreó por verónicas. Mando en el inicio de su labor muleteril, alargando el trazo, en las dos primeras series se tuvo buena manufactura, sin embargo el toro comenzó a quedarse, soltando la cara a medio muletazo y descomponiendo así la embestida. Esfuerzo de Rivera sin encontrar ya las opciones para el lucimiento. Errático con la espada fue aplaudido.


“Don Antonio”, el tercer toro del festejo y primero del lote de Gerardo Adame, que sometió con técnica y oficio al toro con el capote al bregarlo, consiguiendo someterlo. Una faena de muleta que inició por bajo, ante un toro que perdía las manos, muy justo de fuerza. No fue fácil por el izquierdo el toro, se quedaba para tirar el derrote, y de dos en dos, Adame, con gran firmeza, extrajo muletazos con el sentido del valor. El toro buscó el cobijo de las tablas y ahí Adame acortó la distancia para imponerse por el pitón derecho, con sobrada firmeza. Manoletinas para concluir su labor que no coronó con la espada, saludando en el tercio tras aviso.


Federico Pizarro, con “Don Gustavo”, firmó una faena plagada de sentimiento, el último toro de su carrera, del hierro de San Mateo, con el que firmó la variedad en el quite, y con la muleta, decidido inició de hinojos, toreando con gran entrega y verdad. Una faena por ambos pitones en los que la afición se le entregó, toreando bajo las notas de “Las Golondrinas”. Mató de gran estocada para cortar una valiosa oreja. Al término de la vuelta al ruedo se cortó la coleta.


“Don Diego”, quinto del festejo y segundo del lote de Fermín Rivera que ha toreado con cadencia con el capote, no ofreció mayores opciones para el lucimiento y aunque el potosino estuvo voluntarioso poco pudo hacer, retirándose en silencio.


“Don Toño”, ha sido un ejemplar noble y con transmisión, con el que Gerardo Adame apostó el todo por el todo pese a la fuerte lluvia que caía en La México. Citó de largo y en el centro del ruedo esperó al toro de San Mateo, codicioso, con fijeza, para ligar un cambiado por la espalda, poniendo a flor de piel las emociones. Adame, toreó a placer, consiguiendo lo mejor por pitón derecho, con series de nota, temple y ritmo, cadencia y profundidad. También llevándolo por el izquierdo, con naturales deletreados, y con detalles de pinturería, aunque extrajo más por el derecho. Ha cerrado con manoletinas y la espada no fue su aliada esta tarde, aún así, recogió la ovación del público en el tercio.

Regresar  Más noticias...