Tres orejas para Joselito Adame
  4/2/2019
imagen
imagen

Joselito Adame ha hecho vibrar a la afición de la Plaza México este lunes en la primera Corrida de Aniversario. Tres orejas, el triunfo y la salida a hombros para el torero mexicano que ha firmado una tarde de entrega absoluta firmado dos faenas de gran nivel. Diego Ventura que se ha ido sin trofeos también bordó al primero de su lote del hierro de El Vergel, sin estar certero con el rejón de muerte. Ernesto Javier “El Calita” mostró su clase ante un buen toro de Montecristo, y Andrés Roca Rey, firmó la entrega con el cuarto de la tarde, con poder y verdad, cortando la oreja de su primero, siendo pocas las opciones que tuvo en su segundo.


Con “Ventoso”, de 510 kilos, de la ganadería de El Vergel, Diego Ventura cuajó instantes de temple, toreando con mucha lentitud, brillando en el Tercio de Banderillas cuando montó a “Bronce”, batiéndose a pitón contrario. Uno de los mejores momentos fue cuando citó d frente y esperó el encuentro con el toro, momento cumbre que ha hecho que la afición se entregue una vez más al toreo de Diego Ventura que culminó con el carrusel con las banderillas cortas para saludar en el tercio.
Gran esfuerzo realizó con su segundo, “Conocido”, del hierro de El Vergel, un toro que desde salida mostró su mansedumbre, huyendo siempre, buscando las tablas, y amagando con saltar al callejón. Ventura ha buscado todas las opciones desde que salió montando a “Bombón” para esperar al toro en la Puerta de Toriles, continuando con voluntad en las banderillas hasta cerrar con “Toronjo”, y colocar las banderillas cortas. Silencio tras su actuación mientras que el toro fue pitado en el arrastre.


“Agradecido”, de 526 kilos de Montecristo, primero del lote de Joselito Adame, que lo recibió con verónicas ante una embestida descompuesta que llevaba el ejemplar. El hidrocálido intentó un quite que no pudo ser realizado debido a que el toro no acudía al capote de Adame. Fue la paciencia y serenidad la que llevó a Joselito Adame a terminar por cuajar al toro en una faena donde alargó el trazo, con temple en las series por la diestra, y por naturales, la mano baja, cadencia y ritmo. El toreo natural ha sido por nota, y simplemente Joselito detuvo el tiempo. Ajustadas manoletinas al final de su labor para dejar una gran estocada que hizo rodar al toro sin puntilla. Dos orejas para el diestro hidrocálido que así aseguraba la salida a hombros.

Su segundo, un toro al que toreó con cadencia por verónica, y después, buscó llevar a tope los ánimos con un quite por zapopinas. Brindó su labor muleteril al empresario Alberto Bailleres. El toro fue justo de fuerza pero Joselito Adame terminó por llevarlo, con toques suaves, yendo de menos a más. El trazo largo y con hondura, pero sobre todo con un inmenso valor, siempre en las cercanías y con los pitones rozándole la taleguilla, dejando ver a un torero valiente y entregado que puso a la afición de pie entre los gritos de ¡Torero, torero! Luquecinas para concluir su labor, dejando una gran estocada, y recibiendo sólo una oreja con petición de la segunda que no fue concedida.


Ernesto Javier “Calita” con su primero, de nombre “Mexicano”, de 561 kilos, fue un toro con el que mostró la clase que aquilata. El toro noble, con clase y transmisión, dando muletazos profundos. La codicia del toro junto con la ligazón de los trazos del diestro embonaban en una buena labor, aunque pecando de encimarse con el astado llevando como consecuencia una voltereta sin mayores consecuencias. Palmas en el arrastre al toro y salida al tercio para “El Calita”.
Con “Giraldo” con 552 kilos, segundo de su lote, no dejó nada en el ruedo, pues el diestro capitalino se mostró firme con la sarga entendiendo las condiciones del toro que llevaba mejores embestidas por el lado derecho, acompañado de detalles con torería para escuchar palmas.

El diestro peruano Andrés Roca Rey con su primero, “Primavero” con 524 kilos de Montecristo tuvo que cuidar mucho al toro desde el inicio de la faena que acusaba falta de fuerza. Labor comenzada en los medios dándole espacio al toro y con muletazos ligados por el pitón derecho. Destellos importantes con la mano izquierda aguantando mucho al toro para sacar naturales que calaron en el respetable. La inventiva y espontaneidad se hizo presente con un cambiado de mano en los tercios del albero. El momento cumbre llegó al final de la faena, cambiados por la espalda, trincherazos, naturales y manoletinas hicieron rugir al Coso de Insurgentes con el sello de Roca Rey. Estocada fulminante al segundo viaje para cortar una oreja.

“Gandinguero” con 535 kilos de Montecristo fue el toro que cerró plaza en la primera de las Corridas de Aniversario, toro complicado en el tercio de banderillas con embestidas sosas.
Con ayudados por alto, comenzó su labor muleteril frente a un toro sin transmisión en una faena abreviada por parte del matador sudamericano.

Regresar  Más noticias...