Otra novillada sin trofeos
  6/10/2019
imagen
imagen

Cuando fueron anunciados seis jóvenes novilleros para el cartel dominical en la plaza México, se suponía que les anunciaban para demostrar por lo menos, sus ganas de destacar, su afición y su actitud, las que les abriría las puertas para poder anunciarlos en alguna tercia de las novilladas que faltan por cumplir para que se le otorgue a la empresa el permiso de vender los Derechos de Apartado para la próxima Temporada Grande en el coso más grande del mundo. Pero… he ahí el pero, de los seis jóvenes anunciados, ninguno pudo triunfar como para poder meterle en un cartel de tercia, salvándose un poco el novillero, Joel Arturo a quien apodan “Panita”, que si anduvo por lo menos con la actitud y ganas de agradar de un novillero y de dejarse ver en varios momentos de la lidia con su novillo de Santo Toribio, detalles que damos en crónica lo más apegada a la realidad y si acaso el joven José Cruz que también tuvo detalles aislados de buen toreo, pero que al final se llevó tremenda cornada en el muslo izquierdo, desmayándose y teniendo que llevarle a la enfermería de la plaza para prepararle y llevárselo al hospital donde será atendido por el equipo médico de la plaza.

Rodrigo Ochoa abrió plaza con un novillo de Santo Toribio que se dejó meter mano y le toreo con tres verónicas, de muleta le pudo sacar algunos buenos pases asilados, pero sin estructurar una faena, estocada casi entera desprendida y sale al tercio con leve petición de oreja y lo paran al tratar de dar la vuelta al ruedo.

Joel Arturo “Panita” con el segundo de la tarde, le recibe a portagayola con larga de hinojos, otra larga en tablas y de pie chicuelinas y media verónica, quite con tres saltilleras y revolera, toma las banderillas, un cuarteo, otro par con cambio de inicio y sorprende al estar hincado, levantarse y dar un giro en la cara del novillo colocándole a una mano el par en lo alto. De muleta su faena fue intermitente con el novillo que se fue parando y cierra con joselillinas ajustadas, un aviso antes de entrar a matar, dos pinchazos, se entrega el novillo al puntillero y sale al tercio “Panita” recibiendo ovación, también quiso dar la vuelta y lo regresaron.

El ecuatoriano Javier Segovia, anduvo siempre sobre piernas sin fijar nunca las zapatillas tanto de capa como con la muleta ante un novillo que pedía, sobre todo, aguante y no lo tuvo este joven aspirante a torero, tres pinchazos, media tendida y tres descabellos escuchando dos avisos y pitos.

Cayetano Delgado no pudo torear de capa y solo un remate se le vio al dejar a su novillo en el caballo, teníamos esperanzas de que pudiera demostrar su toreo, pero no fue así ya que anduvo sin plan y solo algún pase aislado pudo sacar a su novillo, el viento anduvo haciendo de las suyas y cuando ya estaba pasando el tiempo, un aviso, y el novillo se echó y ya no se pudo parar, teniendo que finiquitarlo el puntillero. Si le preguntan a Cayetano si mato a algún novillo en esta su presentación, tendrá que decir que él no mato ninguno.

Ulises Sánchez vino de quinto espada a presentarse en esta plaza y solo habrá que apuntar de este joven novillero, que colocó tres pares de banderillas buenos y párele de contar. Nada con el capote y con la muleta intentos de toreo con algo de viento y embestidas claras del novillo, pero poca fijeza de pies del novillero, estocada entera muy caída escuchando pitos, y al novillo palmas.

Cerraba plaza Gerardo Cruz que también se presentaba en este ruedo, le toco lidiar a un bravo novillo de Las Huertas que substituyo a uno de Santo Toribio, con el substituto brego suave y con dos verónicas y media fue todo lo que hiso de capa, con la muleta, buscaba la faena con pases asilados y cuando el novillo se fue a tablas cerca de su querencia, le peleo en su terreno y le extrajo tres, tres pases naturales, que prendieron pronto con el público y entonces, el novillo se sintió que le pudieron y ahí lo prendió por el muslo izquierdo infiriéndole fuerte cornada. Quería seguir pidiendo que le pusieran algún torniquete, pero la sangre le gano y se desmayó al llegar a tablas, teniendo que ingresarlo a la enfermería. A este novillo lo despacho el primer espada Rodrigo Ochoa, recibiendo un aviso.

Lo más destacado de los subalternos fue los dos pares de banderillas de Christian Sánchez que salió al tercio a recibir gran ovación.

Regresar  Más noticias...