En blanco la 10ª Novillada
  20/10/2019
imagen
imagen

Lo más destacado fue lo del novillero tapatío Ramón Jiménez que sobresalió en banderilla y quites en ambos novillos, novillero que conecta mucho con el público quien es muy valiente, gran actitud y sobrada disposición, pero aún le falta mucho camino por recorrer, pues carece de sitio. Su debut fue muy apresurado pues para llegar a esta plaza tendría que venir con más preparación.

En su primero se puso pesado con el acero y escuchó los tres avisos y el novillo volvió vivo a los corrales y en el que cerró plaza, palmas tras un aviso.
El capitalino José María Mendoza no pudo refrendar el triunfo de las dos tardes anteriores. Está tarde pasó fatigas con el segundo de la tarde, un novillo que fue complicado, aún así dejó constancia de su clase y lo buen torero que es. Mató de dos pinchazos y estocada. Palmas tras aviso. En el quinto al estar toreando de capote fue arropado de fea manera. Ingresó a la enfermería de la plaza y regresó para enfrentar al difícil astado de Fernando Lomelí, a pesar de los fuertes dolores que tenía en las costillas. A la hora de entrar a matar estuvo pesado con el acero, hasta escuchar los tres avisos y el novillo volvió vivo a los corrales.

El francés Maxime Solera con oficio estuvo muy empeñoso, resolvió ante la cara de sus dos novillos, solamente con detalles toreros, que no le permitieron el lucimiento deseado. En el primero ovación tras un aviso y en el cuarto fue silenciado.

Regresar  Más noticias...