Solitaria oreja para Sergio Flores
  12/12/2019
imagen
imagen

El matador de toros Sergio Flores se convirtió en el triunfador de la Corrida Guadalupana y lo hizo tras el corte de una oreja al segundo de su lote, mientras que su alternantes Luis David y Andrés Roca Rey se han ido de vacío, dejando el claro esfuerzo en los toros que les correspondieron en suerte del hierro de Begoña.

“Prodigioso Amor”, de 501 kilos, del hierro de Begoña, el abre plaza, tocando en suerte al matador Sergio Flores que brindó al respetable para comenzar por alto su labor muleteril ante un toro brusco que no resultó fácil, pero con el que estuvo firme y poderoso. Por el izquierdo el toro exigía también, quedándose con peligro, y Flores aguantando con claridad de ideas. Errático con la espada fue silenciado escuchando antes un aviso.

“Amor Guadalupano”, de 521 kilos, segundo de la tarde, y primero del lote de Andrés Roca Rey, que saludó con cadencia por verónicas para después fundirse en un quite por chicuelinas. Comenzó su faena muleteril con un cambiado por la espalda, pasándole el toro en las cercanías, provocando la emoción en el tendido. Roca Rey dejó buenos pasajes, corriendo la mano por el pitón derecho para ligar series con calidad, por el izquierdo, alargó más el trazo, en una labor de entendimiento. Certero con la espada se retiró en silencio.

“Milagros de Amor”, tercero de la tarde, correspondiendo a Luis David, que estuvo discreto con el percal, y con la muleta se vio voluntarioso robando pases de calidad a un toro que poco se prestó para el lucimiento.

“Amor Inspirador”, segundo del lote de Sergio Flores, que cuajó muletazos templados en el comienzo de su faena de la que comenzó con doblones, para después estructurar una faena variada con muletazos de calidad, corriendo la mano, con técnica y oficio. Sergio Flores conectó con fuerza con el respetable que reconoció la entrega del torero que mató
al segundo viaje para cortar una oreja.

Andrés Roca Rey tuvo poca tela para cortar con el segundo de su lote con el que fue silenciado. El sexto toro fue de banderillas negras y devuleto a los corrales, saliendo el sexto bis de nombre “Amoroso”, del hierro titular de Begoña, con el que de principio a fin estuvo Luis David voluntarioso, desde el capote donde se dejó ver con la interpretación de
las “Zapopinas”, hasta su labor con la muleta, se retiró en silencio.

Regresar  Más noticias...