Indulto de Antonio Ferrera
  9/2/2020
imagen
imagen

De antología fue la tarde con la que después de 46 años regresó la disputa por el Estoque de Oro a La México. Un indulto de Antonio Ferrera que se adjudicó el trofeo en disputa tras el indulto a “Tocayo”, de La Joya, al que inmortalizó en una faena plagada de magia firmada con su plena esencia donde la inventiva cobra sentido. Gran verdad tuvo la faena de Joselito Adame que cortó dos orejas para compartir la salida a hombros con el extremeño en tarde donde José Mauricio con temple y clase cortó un trofeo. Enrique Ponce y Luis David estuvieron por encima de lo que ofrecieron sus toros, mientras que Morante abrevió tras no tener ninguna opción para el lucimiento.

El abre plaza de Julián Hamdan se lastimó y salió el primer sobrero de la ganadería de La Joya, el que ofreció a cuenta gotas, permitiendo a Enrique Ponce algunos pasajes de mérito por lo que fue premiado con una ovación.
“Tocayo”, fue el segundo toro de la tarde, procedente del hierro de La Joya, al que Antonio Ferrera indultó en una faena catalogada como excelsa y apoteósica, pues toreó por nota, muletazos largos, y profundos en una actuación en la que sin un guion escrito puso en el culmen a una afición desbordada con la historia que iba narrando. Los naturales
perdurarán en la memoria, así como los cambios de mano, las series con reposo, y el temple innato que brotó de sus manos. Ante el conjunto de un torero entregado, un toro con nobleza, clase y transmisión, y un público desbordado de emoción, el indulto a “Tocayo” fue concedido.

El tercero de Bernaldo de Quirós fue el de menos juego, parado desde el inicio por lo que Morante de la Puebla optó por abreviar para retirarse entre la división del respetable.

Con el cuarto del hierro de Xajay, que embistió con calidad en la muleta de José Mauricio, que estructuró una faena en la que ligó muletazos de calidad, con mucha quietud y temple, acompañándose con la cintura, y yendo a más, destacando lo firmado por el pitón derecho para tras una estocada certera cortar una oreja de peso.

El quinto de Reyes Huerta reflejó el toreo de pundonor y raza de Joselito Adame que no se dejó nada en el tintero, entregado desde el inicio con el capote y en un vibrante tercio de banderillas que compartió con Antonio Ferrera y Luis David. En una tarde de todo o nada, Joselito supo extraer muletazos de pundonor y torería, con una emoción constante por la cercanía, llegando un momento en que fue prendido sin mayores consecuencias, para reponerse y continuar su labor muleteril que coronó con la espada para cortar las dos orejas.

Luis David se esforzó con el cierra plaza de Las Huertas que fue complicado y que desde el inicio marcó su querencia. El hidrocálido buscó y lo intentó por ambos lados, estando muy por encima para retirarse entre palmas.

Regresar  Más noticias...